Todo parece indicar que el futuro de las motos pasará por motores eléctricos. A diferencia de los coches, las motos tienen menos espacio para alojar baterías y por ello el desarrollo de éstas es una parte fundamental de la evolución de las motos eléctricas.

Han sido los scooter eléctricos los primeros que han popularizado el uso de este tipo de motores. Sobre todo los servicios de “bike sharing” que vemos hoy en algunas ciudades han hecho que muchos de nosotros hayamos comprobado las ventajas de una moto eléctrica frente a una de motor de gasolina convencional.

Dentro de la ciudad las bajas velocidades que se pueden alcanzar hacen que las motos eléctricas tengan un buen radio de acción, una buena autonomía, en los equivalentes a los ciclomotores convencionales o a las motos de 125 cc que se pueden conducir con el carnet de coche.

Junto a las motos eléctricas urbanas, encontramos ya las primeras motos grandes 100 por cien eléctricas de la manos de fabricantes como Zero que cuenta ya con más de 10 años de experiencia o de Harley Davidson, que en 2019 ha comercializado su primera moto eléctrica, entre otros.

Moto Eléctrica ZERO SR F

Moto Eléctrica ZERO SR F

Si buscamos motos eléctricas con prestaciones similares a las de una moto convencional, la tecnología desarrollada por los fabricantes de baterías ya permite llegar a autonomías por encima de los 200 kilómetros y, con cargadores específicos, tiempos de recarga por debajo de las tres horas.

Al margen que un motor eléctrico no tiene emisiones contaminantes durante su uso, las ventajas de la moto eléctrica se centran, sobre todo, en el escaso coste económico para su recarga y su casi inexistente mantenimiento.

El precio de las motos eléctricas aún es más elevado que el de las convencionales, igual que pasa en el mundo de los coches

Las desventajas de la moto eléctrica, de momento, radican en su precio que es muy elevado si lo comparamos con el de una moto de similares características de moto convencional. También tienen la desventaja de los escasos puntos de recarga que existen. Pero estos dos aspectos irán mejorando con el paso de los años para terminar consolidando el paso de las motos de gasolina a las eléctricas.

La conducción de una moto eléctrica es más sencilla que la de una moto convencional porque no necesitan de una caja de cambios para hacer progresiva su entrega de potencia. También el motor eléctrico se puede usar para detener la moto y, de paso, regenerar las baterías durante las fases de frenado de la moto.

Muchos scooter eléctricos permiten desmontar fácilmente su batería para que nos la podamos llevar a casa y recargarla cómodamente.

Scooter eléctrico Silence S01

Scooter eléctrico Silence S01

Call Now Button