La Reserva de Dominio en una moto o scooter es una cláusula que se establece cuando financiamos la compra y que implica que la moto no es de tu propiedad hasta que no se termine de pagar en tu totalidad. Las financieras, además contar con un seguro anti-impagos dentro de las cuotas que estás pagando, protegen su operación con la Reserva de Dominio que los plenos efectos jurídicos quedan supeditados al pago completo de la moto o del scooter.

En este artículo te contamos cómo financiar una moto.

La Reserva de Dominio implica que el vehículo se adquirió mediante un contrato de venta a plazos en el que, el vendedor o la entidad financiera y el comprador, acordaron que la transmisión de la propiedad del vehículo no se producirá hasta que el comprador haya pagado la totalidad del precio.

Una vez que has realizado el pago total del vehículo a la financiera, debes solicitar de ella el correspondiente escrito en el que conste el pago (pueden tardar dos semanas en dártelo), y presentarlo en el Registro de Bienes Muebles correspondiente para cancelar la reserva de dominio.

La Reserva de Dominio, hasta que no está cancelada, impide la transferencia de tu moto o scooter. Por ejemplo no podrías vender tu moto para comprar otra y cancelar los pagos que tienes pendientes; deberás cancelarlos antes.

Si en lugar de financiar un vehículo pides el dinero prestado al banco para pagarlo, no le afectará una Reserva de Dominio porque lo que has pedido ha sido un crédito personal, con las responsabilidades legales y avales que se pactasen en su momento.

¿Cómo puedo saber si mi moto o scooter tiene Reserva de Dominio?

Si te lees las condiciones de la financiación verás que aquí es donde se especifica. También, si usas la APP de la DGT, el carnet de conducir digital, verás que en la documentación de esta tienes un aviso que pone Reserva. También puedes pedir un informe telemático de tu vehículo a la DGT para ver si está libre de cargas.

Call Now Button