Si los scooter fueron vehículos 100 por cien urbanos y prácticos desde sus orígenes, ahora se han diversificado tanto que merecen un capítulo aparte.

Junto con los prácticos scooter 125 que se pueden conducir con el carnet de coche y tres años de experiencia o con el carnet A1, tienes otras cilindradas y configuraciones que se adaptan casi a cualquier exigencia de un motorista.

Los scooter de 300 cc pueden ser de rueda alta, con algo más de estabilidad. Son los más  indicados si no tienes demasiada experiencia en moto. Pero la gran mayoría de los scooter a partir de 300 cc tiene una medida de rueda convencional.

Dentro del segundo apartado tienes los denominados GT, gran turismo, de tamaño medio o grande. Estos scooter ofrecen una mayor de carga en su hueco debajo del asiento y tienen una protección aerodinámica más grande. Con un scooter GT puedes realizar recorridos por carretera sin problemas, por ejemplo si vives fuera de la ciudad y tienes que desplazarte a diario a ésta para ir al trabajo o a tu centro de estudios.

Por encima, y llegando al límite de la potencia que se puede llevar con el carnet A2, tienes scooter de 400 cc. Esta cilindrada recientemente están siendo sustituida por motores de 350 cc de nueva generación, que prácticamente dan la misma potencia que los primeros con un menor consumo.

Casi todos estos scooter de entre 300 y 400 centímetros cúbicos suelen tener motores refrigerados por agua, de alto rendimiento, con los que podrás circular sin problemas en carretera abierta o autopista al mismo ritmo que el resto de los usuarios de estas vías.

Scooter Deportivo: Yamaha T Max

Los scooter más deportivos

Los scooter deportivos, por regla general, son los que tienen motores de dos cilindros y una potencia superior a los 35 kilowatios, por lo que tienen que conducirse con el carnet A. Dentro de esta categoría los tienes con cambio automático o semi automático, lo que significa que puedes cambiar de marcha manualmente sin tener que usar el embrague.

También los tienes ya con otras asistencias de seguridad como control de tracción o modos de conducción, con los que puedes configurar las prestaciones del motor a tu gusto.

Todos los scooter de más de 125 centímetros cúbicos tienen que llevar frenos con ABS para que puedan cumplir con la normativa Euro 4.

Por último, hay que destacar los scooter de tres o de cuatro ruedas. Se conducen igual que una moto porque las ruedas basculan y se pueden inclinar de igual forma que si fueras sobre dos ruedas.

Los scooter de tres ruedas dan mucha sensación de seguridad, sobre todo en inclinación y frenada al tener varios puntos de apoyo. Pero nunca debes perder de vista que se conducen igual que una moto y que no debes buscar los límites de su inclinación. Los scooter de tres o cuatro ruedas homologados como triciclos se pueden conducir con el carnet de coche a pesar de tener más de 125 centímetros cúbicos. No están considerados motos y puede que no gocen de las mismas ventajas que algunos ayuntamientos dan a éstas.

Call Now Button